Consejos para la guarda prolongada de vinos

Algunos consejos para guarda prolongada de vinos

La temperatura de la cava no debe estar superar los 12 °C. En líneas generales, a mayor temperatura, los vinos evolucionan más rápido.

La humedad es muy importante, pero muy importante! Si el corcho se seca, pierde su estanqueidad y se producen filtraciones. Por lo general, se recomienda una humedad interna y constante cercana al 60 %.

El corcho debe estar a la vista para poder evaluar su estado en todo momento. Deseche la cápsula o retirela periódicamente para observar el estado del corcho.

No rote las botellas. Una vez estibadas, deben quedar en esa posición.

Copie los datos de la etiqueta y la contraetiqueta (o tome una foto) que le sean relevantes. A veces, en una guarda prolongada (diez años o más) estas pueden deteriorarse.

Si tiene dudas sobre el potencial de guarda de un vino, escriba un mail a la bodega si no encuentra la información en la página web o en la contra-etiqueta. Todas tienen responsables de atención al cliente que le responderán, muy complacidos, por su interés en sus vinos.

No caiga en la tentación de madurar o guardar otros productos (quesos, chocolates, embutidos, etc.) en la misma cava donde están sus vinos. Cuidado con las contaminaciones aromáticas.

Nunca guarde una caja de vinos con su caja de cartón. El cartón húmedo trasmitirá sus olores al vino.

Sea prolijo y lleve un registro de los vinos estibados. Cuanto menos abra la puerta de la cava, mejor para sus vinos.